CALENTAMIENTO SOMATOSENSORIAL

CALENTAMIENTO SOMATOSENSORIAL

150 150 admin

Si estás leyendo este blog, es muy posible que te hayas descargado mi vídeo gratuito sobre el calentamiento somatosensorial y te estés preguntando qué es lo que hace que haya una diferencia tan grande entre el antes y el después. Voy a explicarte lo que está ocurriendo cuando llevas a cabo esos ejercicios tan sencillos. Y si no te has descargado el vídeo… ¿¡A qué estás esperando!?

El sistema somatosensorial nos informa sobre los objetos en nuestro entorno externo (exterocepción) a través del tacto (es decir, contacto físico con la piel) y sobre la posición y el movimiento de nuestras partes del cuerpo (propiocepción) a través de la estimulación de los músculos y las articulaciones. El sistema somatosensorial también monitoriza la temperatura del cuerpo, los objetos externos y el entorno, y brinda información sobre estímulos nocivos, de picor y cosquilleo.

 

La información sensorial procesada por el sistema somatosensorial viaja a lo largo de diferentes vías anatómicas dependiendo de la información transportada. Puedes imaginarte estas vías anatómicas como autopistas por las que viaja la información desde un punto en concreto de tu cuerpo hasta el córtex somatosensorial del cerebro.

Por ejemplo, la vía de la columna posterior-lemnisco medial contiene información táctil  discriminativa y propioceptiva de todo el cuerpo; y la vía sensorial principal del nervio trigémino transporta esta misma información desde la cara también hasta el córtex somatosensorial del cerebro. Por otra parte, las vías espinotalámicas (que es el nombre de otra “autopista”) llevan información cruda del tacto, del dolor y de la temperatura del cuerpo, y la vía del trigémino espinal lleva esta información desde la cara.

Cuando realizas un calentamiento somatosensorial como el que presento en mi vídeo gratuito, lo que estás haciendo es mandar información precisa a tu cerebro de dónde está cada parte de tu cuerpo. Esto mejora y clarifica el mapa sensorial u homúnculo sensorial de tu córtex somatosensorial.

Explicado de una manera gráfica, es como si actualizases el GPS de tu cerebro y el mapa de tu cuerpo se mostrase más claro. Un mapa somatosensorial borroso da como resultado un cerebro “asustado” que no sabe a ciencia cierta dónde están las diferentes partes de tu cuerpo. Un cerebro “asustado” redunda en una restricción de movimiento generalizada para evitar cualquier daño o lesión.

La principal tarea del cerebro es mantenernos con vida y seguros, por lo que si el cerebro no se siente seguro, restringirá de forma refleja (automática) tu  movilidad, fuerza y flexibilidad independientemente de lo que tú quieras o te propongas hacer. Es como intentar moverte con un coche sin quitarle el freno de mano. Esto explica la diferencia del rango de movimiento que experimentas antes y después del calentamiento somatosensorial.

Todo esto sin entrar en las implicaciones que supone circular con el freno de mano accionado para los diferentes órganos (riñones, hígado, pulmones…), glándulas (tiroides, timo, bazo…), sistema inmune y sistema gastrointestinal. Todos estos sistemas también se verán afectados en su funcionamiento porque somos un todo que funciona de manera sinérgica.

Así que anímate, practica el calentamiento de mi vídeo gratuito y quítale el freno de mano a todo tu organismo para que funcione de manera óptima.

Dejar una Respuesta

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Asunto

Tu Mensaje

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies