LOS 2 PRINCIPALES TRABAJOS DE TU CEREBRO

LOS 2 PRINCIPALES TRABAJOS DE TU CEREBRO

150 150 admin

 

LOS 2 PRINCIPALES TRABAJOS DE TU CEREBRO

 

Es curioso, pero me he dado cuenta con la observación y el paso de los años, que las cosas que más utilizamos son aquellas a las que menos atención prestamos. Son procesos reflejos tan engranados en nuestra vida cotidiana que no nos fijamos en ellos. Es como la persona que vive en una ciudad y viene alguien de fuera a explicarle sus monumentos y su historia. Hasta que esto no pasa, no se da cuenta de lo que realmente estaba  disfrutando desde hacía tanto tiempo. Esto ocurre también con el lenguaje, con la respiración, la forma de caminar, con cualquier movimiento que realizamos y, cómo no, con tu cerebro.

Todos tenemos un cerebro que empieza a funcionar alrededor de los 18 días de gestación y que utilizaremos todos y cada uno de  los días de nuestra vida hasta el momento de nuestra muerte (bueno, algunos dicen que hasta que nos enamoramos), pero… ¿sabes realmente cómo funciona tu cerebro?

 

SUPERVIVENCIA: LA PRINCIPAL LABOR DEL CEREBRO

Vivimos en el siglo XXI. Hemos realizado gestas y hemos ingeniado inventos increíbles. Hemos viajado al espacio exterior y hecho de la tierra un lugar más a nuestra medida; sin embargo seguimos estando dominados en el nivel reflejo (inconsciente) por el cerebro primitivo que está dentro de nosotros.

Este “primer cerebro” o cerebro primitivo está compuesto por el tronco encefálico (mesencéfalo, puente de Varolio y bulbo raquídeo), los colículos superiores e inferiores, el hipocampo, el tálamo, las amígdalas (no son las de la garganta, ¡no temas si te las extirparon de pequeño!) y otras estructuras límbicas.

A este primer cerebro no le importa lo más mínimo cuánto peso puedes levantar en un press de banca o a cuánto haces el kilómetro en un diez mil. Solo le preocupa que sobrevivas al intento de forma segura.

Esta función de supervivencia tiene lugar por debajo de nuestro nivel de conciencia, pero limita y modula la respuesta de nuestro organismo de manera decisiva.

En un primer momento, estamos hablando de la presión arterial, la frecuencia cardiaca, la frecuencia respiratoria y el riego sanguíneo entre otras cosas.

En segundo lugar, pero no menos importante, está lo que se puede resumir como reconocimiento de patrones o simplemente predicción.

 

PREDICCIÓN = SUPERVIVENCIA

Durante los últimos años, el mundo de la investigación neurocientífica ha dejado meridianamente claro que la mente humana está realizando predicciones de nuestro medio ambiente externo e interno cada milésima de segundo de cada día.

Mientras caminas por este mundo moderno, tu cerebro está pendiente de muchísimos factores; de los coches que circulan a tu alrededor, las personas que pasan a tu lado, ese perro con cara de pocos amigos que se acerca de frente, el latido de tu corazón al verlo, el sonido de los pájaros, la temperatura, la intensidad de la luz, la presión atmosférica, esa pequeña molestia en el tobillo, las ondas electromagnéticas que recibes de tu móvil…

Aunque tú no lo percibas, tu cerebro está alterando tu comportamiento, tus movimientos y los químicos internos (endógenos) de tu organismo a cada instante para que puedas seguir viviendo con seguridad ante esta vorágine de estímulos.

Para hacer todo esto, cuantifica todos estos factores y los compara con cualquier experiencia pasada a lo largo de toda tu vida. Hasta las de tu más tierna infancia.

El cerebro no está sujeto a las limitaciones de tiempo y espacio, por lo que aquél perrito Yorkshire que te mordió la mano cuando tenías tres años, hace que el perro que viene de frente te parezca algo de lo que hay que mantenerse alejada.

La contrapartida de esto es que cuando la información que le llega al cerebro desde nuestros ojos, oído interno, nervios de los músculos o de las articulaciones es errónea, la predicción que hace normalmente también lo es.

Tu cerebro tomará solo buenas decisiones cuando la información que le llegue sea la correcta. Si la información que le llega no es buena, la capacidad de predicción de éste disminuye y definitivamente cambiará la forma en que te mueves por el mundo y cómo reacciona tu cuerpo.

MOVIMIENTO: EL SEGUNDO DEBER DE TU CEREBRO

Hay un creciente consenso entre los especialistas que estudian la mente, de que su desarrollo y diseño promueve el movimiento eficiente.

El movimiento es la divisa de la salud, del rendimiento y del buen estado físico.

Una  gran calidad de movimiento produce un rendimiento sin dolor y de alto nivel.

El movimiento defectuoso o compensado nos aboca  al dolor, a la disfunción y a un progresivo empeoramiento de la calidad de éste. Todo esto, a su vez, radica en la merma de la calidad de la función cerebral con todas las connotaciones psicológicas y funcionales que esto implica.

Vamos, que si nos movemos peor, también pensaremos peor y cometeremos más errores que empeorarán la situación.

El movimiento ES calidad de vida.

Dejar una Respuesta

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Asunto

Tu Mensaje

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies